Opinión

#PorSiLaPongo: Carta abierta a todos los hombres feministas o 'porsilaponguistas'

 

Por las mujeres nosotros los hombres haríamos de todo, y quizás ese sea el pecado de muchos hombres que, embobados por alguna mujer, se arrastran hasta el punto de lo patético pues no saben decir no. Dentro de la fauna de los patéticos, que abarca sectores tan impopulares para las mujeres como los autistas o los otakus, están los Hombres Feministas. Estos hombres, con la vaga esperanza de que le resulte con una mina son capaces de apoyar un movimiento neofeminista que el día de hoy los ve como despreciables y abusadores por el sólo hecho de ser hombres (es el falo), un movimiento que busca acabar con ellos y lo que son. La pregunta que uno se hace luego de haber estudiado el feminismo contemporáneo es, ¿Qué hay detrás de alguien que se arrastre a tal extremo?

 

¿Cuál es el “verdadero” feminismo?

Partamos por el principio, si hiciéramos una encuesta acerca de cuántos hombres apoyan el exterminio de machos heterosexuales en campos de concentración (dado que el hombre  es una “enfermedad social”), que debe existir un “feminismo de Estado” financiado con recursos públicos, que una auténtica liberación de la mujer consista en su homosexualización inducida -si tal cosa es posible-, que el coito entre un hombre y una mujer sea ya en esencia una violación o que los hombres al ser intrínsecamente violentos deben perder la igualdad ante la ley, probablemente ninguno apoyaría tales idioteces.

Si a usted le cuesta creer que existan propuestas teóricas académicas de ese tipo -es sano que le cueste creerlo-, entonces googlee ciertos nombres de las ideólogas del núcleo duro del feminismo radical y de género. Gracias a que vivimos en sociedades de la información, ni siquiera Wikipedia le ocultará las teorías de ciertos esperpentos ideológicos como Julie Bindel, Andrea Dworkin, Katharine McKinnon, Sheila Jeffreys, Margaret Sanger, Judith Butler, Shulamith Firestone o Monique Wittig, entre muchas, muchas otras. Todas famosas académicas que llevan años difundiendo su forma de pensar en universidades.

 

 

Curiosamente la defensa típica de un guerrillero de teclado cuando le muestran estas aberraciones de sus intelectuales más prominentes es decir que “ese no es el verdadero feminismo”, que el feminismo “es sobre la igualdad” y que la gente que osa cuestionarlo es porque “no se leen la definición”, ¿Bueno y entonces dónde está el verdadero feminismo? Al parecer en las marchas tampoco pues el panorama no cambia en lo absoluto, a menudo se encuentran frases como “machete al machote”, “hetero muerto abono para mi huerto”, “ante la duda tú la viuda”, “mata a tu marido”, “mata a tu hermano”, amén de patéticas intervenciones sectarias donde muestran las tetas en público o intentos de quemar iglesias con gente dentro. Todo esto condimentado con páginas de “activismo” en redes sociales cuya principal función es funar y agredir hombres que abren mucho las piernas en el metro, difundir historias falsas o no verificadas de acoso y reírse cuando ellos intentan mostrar que también los matan y agreden, todo justificado por el revanchismo contra el “patriarcado que las violenta todos los días”.

 

 

Si uno ve las leyes que las feministas han apoyado en diferentes países puede observar que el “verdadero feminismo que lucha por la igualdad” tampoco se hace presente, pues a menudo encuentra leyes de cuotas -donde ellas obtienen puestos sólo por ser mujeres-, privilegios y beneficios en caso de disputas por la custodia de los hijos, leyes de espacios segregados para mujeres en el transporte público e incluso hay países como España e Israel donde los hombres perdieron la presunsión de inocencia y son considerados culpables hasta que se demuestre lo contrario en casos de violencia de género. Es decir ni siquiera ellas estan por la igualdad ante la ley.

Documental sobre el caso de Israel: https://www.youtube.com/watch?v=-uFmgtoZ1DM&t=2s

Entonces vamos resumiento: si alguien todavía cree que ni las prominentes académicas feministas, ni las convocantes a marchas, ni las que se dedican a odiar a los hombres en redes sociales, ni las pertenecientes a lobbies políticos que crean leyes son representantes del “verdadero feminismo” y que en realidad éste es sobre la igualdad, es porque ese alguien tiene algún desperfecto en su cerebro que le impide ver la realidad. El feminismo actualmente está lleno de mierda.

 

 

¿Es aconsejable buscar una pareja feminista?

Naturalmente, una feminista que provenga de un mundo de activismo es la peor pareja que un hombre podría tener, garantía de constantes humillaciones en las que debe soportar interminables discursos feminazis sobre porqué ser hombre es una mierda.

Aún así, uno puede encontrar pseudohombres que son capaces de ir por ellas. Se los puede ver defendiendo las causas feministas de moda en diferentes páginas de facebook, publicando estados donde se lamentan por ser hombres y “tener tantos privilegios” y gritando a los cuatro vientos que el feminismo es lo necesario al son de criticar a los demás hombres “retrógrados” que “no entienden los nuevos tiempos”. Los más radicales incluso publican que les encantaría que les den con un pene de plástico por el culo o que deben pedir permiso para tener una erección, para así lograr su “deconstrucción” o también salen con que se deberían “erradicar a los machitos”. La mayoría de las veces esta autohumillación sólo es para engañar mujeres y luego dejarlas, a menos que estemos hablando de alguien que realmente busque una relación masoquista.

El #PorsilaPongo es patético porque deja pisotear su dignidad, para apoyar un movimiento que quiere acabar con él, que lo quiere sumiso y callado, con las piernas juntas y agachado. Un movimiento puritano que cree que todo tipo de acercamiento de un hombre hacia una mujer es acoso y violación, donde supuestamente hay que saber de antemano si ella quiere que uno se acerque. Y apoya todo con la vaga esperanza de que no estar solo, aún cuando si logra su objetivo lo que le espera son humillaciones e incluso violencia y denuncias.

El feminismo actual ni siquiera beneficia a las mujeres

Es tanta la histeria y el abuso de poder al que han llegado los colectivos feministas alrededor del mundo que existen actualmente numerosas organizaciones e intelectuales mujeres contrarias al feminismo: Cristina Hoff Sommers, Lauren Southern, Rocío Monasterio, Prado Esteban, Alicia Rubio, Elizabeth Badinter, Camile Paglia, Vanesa Vallejo, Casie Jaye, Candance Owens, Karen Straughnan y muchas más destacadas académicas y celebridades. El último famoso caso de oposición fue en Francia, donde Catherine Deneuve y más de 100 activistas firmaron un manifiesto contra la campaña #MeToo, donde se expresa que el sentido de justicia inmediata promovida por el movimiento feminista cataloga como atacantes a hombres que solo estarían mostrando interés o siendo “inoportunos”.

 

 

El feminismo actual dice luchar por la libertad de la mujer de hacer lo que quiera con su vida, pero ¿Y si decide y le apasiona ser ama de casa y darle ella misma una buena educación a sus hijos? Entonces es una alienada cómplice del patriarcado que la somete contra su voluntad, aún si ella expresamente manifiesta que eso es lo que quiere, ¿Si decide ser estrella Playboy o ganar mucho dinero en pasarelas y desfiles de trajes de baño en concursos Miss Reef? Es una cómplice del patriarcado, que promueve la objetivización y es esclava de los estereotipos de los hombres.

El feminismo dice luchar contra la violencia de género y por la igualdad, ¿Pero y si la víctima es hombre? Es normal verlas reírse y publicar que “se lo merecían” o similares. Lo mismo pasa cuando se descubren casos de falsas denuncias de violación donde hombres son enviados a la cárcel siendo inocentes, a ellas no les importa y es más, incluso lo celebran. Esta actitud tóxica de las activistas del feminismo hacia los hombres es la más cuestionada por muchas mujeres, que tienen hijos, padres o parejas a las cuales aman o protegen, y al ver la deshumanización que el movimiento tiene con ellos se dan cuenta que éste dice ser una cosa y en la práctica es otra completamente diferente.

 

 

Las mujeres están dándose cuenta que al poner todo tipo de acercamiento torpe de un hombre como acoso, al promover el odio hacia los hombres y también con conductas sectarias –como echar a patadas a hombres de las marchas que quieren apoyarlas, tal como sucedió en Argentina con el tetazo-, están contribuyendo a que los buenos hombres se alejen, y en definitiva están alejando hombres de mujeres lo cual les garantiza una vejez en soledad, prueba de ello es el crecimiento en diversos países del movimiento MGTOW (Men Going Their Own Way) que son hombres que prefieren no tratar con ellas en lo absoluto para ahorrarse problemas.

Ejemplos de mujeres contra el feminismo en videos (todas ellas han escrito libros):

https://www.youtube.com/watch?v=FDqiGLaAPbw&t -> Camile Paglia

https://www.youtube.com/watch?v=LA-47_VedK8 -> Dictadura del Feminismo radical

https://www.youtube.com/watch?v=mLMan7JgNlo -> Lauren Southern

Con todo esto en mente, ¿Qué hombre podría ser tan ciego como para no adoptar al menos una postura crítica de lo que es el movimiento feminista en la actualidad?

 

Cómo ser hombre en el siglo de la deconstrucción

Seamos claros, existen componentes de la masculinidad que realmente son tóxicos, pero por regla general en países del mundo occidental estos componentes están realmente reducidos a su mínima expresión -a menos que creamos que la estupidez del “mansplaining” es realmente un problema digno de ser tomado en serio-. Ser “macho” no necesariamente es ser un insensible y déspota acosador, también puede implicar ser un protector de tu pareja, ser alguien asertivo que es capaz de tomar decisiones, ser competente, saber tomar riesgos, con la frente en alto y siempre dispuesto a dar lo mejor de sí para su vida y su acompañante. Ni ser caballero no es una “conducta patriarcal indeseable”, ni querer consentir a tu mujer con regalos y flores es algo negativo. Invitarla a una comida en un buen restaurant tampoco. El acoso es despreciable, pero la seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión.

“Deconstruirse” es la práctica de algunos “hombres” de izquierda que intentan “abandonar sus privilegios” y mostrar que son conscientes de la “opresión patriarcal” que ejercen. Este término fue acuñado por el francés Jacques Derrida –un auténtico hijo de puta- que veía relaciones de poder y dominación en todas partes, donde siempre había una que sometía a la otra. Es probable que en una relación de pareja existan relaciones de poder, pero estas no tienen por qué ser “opresivas” ni debemos ver con recelo todo noviazgo porque “alguien se somete”. Pensar de esta forma es pensar muy mediocremente sobre el amor. Siempre con tu pareja habrán acuerdos, como por ejemplo quién maneja el control remoto, a quién le toca cocinar, quién invita la cena, quién paga las cuentas, etc. Todo esto es natural y mientras sea algo acordado no debemos verlo como algo negativo ni opresivo.

Las víctimas de violencia deben verse y juzgarse en función de la humanidad de la víctima, no de su sexo. La campaña #NiunaMenos es sectaria y reduce los problemas de la violencia a una explicación simple y compacta que nos impide buscar las verdaderas razones de la agresión en nuestras sociedades “es culpa de la cultura patriarcal”. Un hombre siempre debe reivindicar que #NadieMenos es mejor, y los que andan diciendo que eso es no ver los problemas de las mujeres o ven “machismo” por todas partes, es porque son ignorantes o estamos en presencia de un desesperado Hombre feminista.

Hombres: No sean un patético más, no se traguen los cuentos que algunas de ellas dicen solo para darles la razón, sean capaces de contradecirlas sin miedo, tengan huevos e indaguen más allá de las apariencias. Hoy el movimiento feminista no tiene nada bueno que ofrecerle a la sociedad, está alejando a hombres de mujeres, promoviendo una visión tóxica de ellos y su masculinidad y enclaustrando a ellas en la soledad y el resentimiento. No seas uno más, deja de dar vergüenza, ponte a estudiar lo que crees que estás apoyando. En definitiva, no seas un patético #PorSiLaPongo.

Por Letras Libertarias

Sitio libertario de reflexión contra la cultura establecida. Promovemos el pensar sin límites.

Comentarios

Buscar

Síguenos

Enterate de nuestras ultimas noticias a través de nuestras redes cociales!


Suscribirse!

Mantente al tanto de nuestro contenido en tu E-Mail