Opinión

Las "tetas": bandera de lucha al servicio del feminismo radical

 “Venus” de Willendorf, datada en 22.000 a.C. Museo de Historia Natural de Viena.

 

Hace unos meses, en Buenos Aires, Argentina, cientos de mujeres se manifestaron en un denominado “tetazo” en el que mostraron sus pechos, luego de la polémica por la prohibición del topless en que 20 policías y seis patrullas ordenaron a tres mujeres que vistieran su bikini completo en la localidad costera de Necochea, 500 kilómetros al sur de la capital trasandina. El objetivo de la protesta era “el fin de la opresión a los cuerpos de las mujeres”.

La concejal de la ciudad de Rosario por el Partido de la Ciudad Futura, Caren Tepp, afirmó que tanto el topless en Necochea como los “tetazos”, “permiten abrir el debate sobre los derechos ciudadanos” [1]

"Como mujer, y militante política, entiendo que el primer paso para desnaturalizar el actual estado de cosas, las históricas relaciones de opresión y desigualdad entre hombres y mujeres que impregnan distintos ámbitos de la vida es precisamente abrir el debate. Y para eso, nada mejor que generar una provocación", explicó.

Por su parte, la abogado Sabrina Cantabria, portavoz de la organización “Ni una menos”, afirmó que "las estructuras de poder" siguen mostrando a la mujer "estereotipada", “encerrada en la maternidad", "sumisa" y como "objeto sexual" [2]

 

Una de las consignas de las manifestantes fue “las tetas no son genitales”. Fotografía de Twitter, @malajuntapg

 

Otro de los argumentos esgrimidos por las manifestantes fue que “los pechos femeninos no son genitales”, y por ende, su exhibición pública no tendría connotaciones sexuales, no sería falta a la moral, y no podría ser penalizable.

Al respecto, el juez del Tribunal en lo Criminal N° 1 de Necochea, Mario Juliano, que debió pronunciarse respecto al caso, señaló en su sentencia: “La defensa irrestricta de las libertades me lleva a posicionarme en favor de las mujeres que decidieron descubrir sus pechos, del mismo modo que apoyo las manifestaciones (tetazos) que ocurrirán en los próximos días en defensa de los derechos”. El juez resolvió archivar el caso por "carecer de relevancia contravencional" y le pidió "prudencia" a la policía. Cabe señalar que el juez Mariano Juliano es el mismo que anteriormente defendió el autocultivo de marihuana. En esa ocasión, reveló en una carta pública cómo su hija cultivadora lo había introducido el conocimiento de esa práctica [3]

En Chile, planteando su rechazo a eventos que “cosifican a la mujer”, como el caso del concurso “Miss Reef”, y haciendo un llamado a implementar una ley integral que establezca parámetros para este tipo de publicidad, diversas organizaciones feministas y de base convocaron una marcha nacional que no descarta replicar el comentado “tetazo” realizado en Argentina. La manifestación fue fijada para el próximo 8 de marzo [4]. El carácter erótico de los pechos femeninos ¿es una “imposición heteronormativa falocéntrica patriarcal”, o tiene otros fundamentos? ¿Todas las culturas patriarcales consideran eróticos los pechos femeninos? ¿Qué categorías ideológicas de base poseen las diversas consignas utilizadas en el “tetazo”? ¿Cuáles son los objetivos políticos de estas acciones?

 

Las Tetas en la Evolución

 

Hace más de 200 millones de años, a fines del período Triásico, el clado de los Sinápsidos desarrolló una transformación fundamental: las glándulas mamarias.

Los sinápsidos se separaron del resto de reptiles hace unos 310 millones de años, y en vez de la típica piel escamosa de los reptiles, tenían una piel más parecida a los mamíferos con glándulas en la piel y folículos pilosos. Se trataba de los primeros “reptiles mamiferoides”, que desarrollaron una “enjuta”, “pechina” o “exaptación” [5], a partir de primitivas glándulas sebáceas, que evolucionaron para transformarse en glándulas mamarias. Para algunos investigadores las glándulas mamarias evolucionaron fundamentalmente para dar soporte inmunitario y no para alimentar a la cría.

Las “enjutas” fueron definidas por el geólogo, paleontólogo y biólogo evolutivo Stephen Jay Gould, tomando el término de la arquitectura, como “cualquier rasgo de origen no adaptativo como subproducto estructural o efecto colateral de la adaptación” (Gould, 2004). En otros términos, las “enjutas” son “propiedades emergentes”.

Para definir estos rasgos surgidos inicialmente por una razón distinta de la base selectiva de su nueva función, Gould y su colega Elisabeth Vrba, paleontóloga de la Universidad de Yale, crearon una nueva palabra: “exaptación": “Vrba y yo propusimos que los rasgos co-optados para una utilidad actual subsiguiente a un origen para una función distinta (o inexistente) recibieran el nombre de exaptaciones –esto es, útiles (aptus), como consecuencia de (ex) su forma- en contraste con las adaptaciones o rasgos directamente construidos para su utilidad actual” [6]

Entonces, lo que definió desde un comienzo a este nuevo grupo de animales monofiléticos [7], fue que sus hembras poseen glándulas sebáceas que, por exaptación, fueron modificadas como glándulas mamarias, capaces de segregar leche, alimento del que se abastecen todas sus crías. Esta es su característica principal, de la que deriva su nombre: Mamíferos.

Los mamíferos macho habitualmente poseen glándulas y pezones rudimentarios, salvo unas cuántas excepciones: los ratones no tienen pezones, los caballos no tienen ni glándulas ni pezones, y el “murciélago de la fruta de cola corta” (Carollia perspicillata) posee glándulas lactantes [8].

El número y posición de las mamas, simples y compuestas, varía ampliamente entre los diferentes mamíferos. Las glándulas y pezones se distribuyen en sus cuerpos a lo largo de la “línea lactífera” en pares, y su número puede variar de 16 en los cerdos, 8 a 10 en los perros, y 2 en los Elefantes y Primates.

Las funciones de las glándulas mamarias son cuatro, excluyendo su función fanérica [9] en las hembras humanas, sobre lo que volveremos más adelante:

 

- Producen comida especializada para los recién nacidos de cada especie

- Soporte inmunitario

- Producen hormonas que funcionan como anticonceptivos y retardan la preñez entre hijos

- Permiten una “ventana de aprendizaje” durante la cual los lactantes pueden concentrarseen adquirir habilidades sin tener que buscar comida por sí mismos.

 

Una gorila amamanta a su cría en el zoo de Leipzig (Alemania)

 

Los Homo sapiens compartimos casi el 99% del genoma con los chimpancés e incluso somos genéticamente más próximos con los gorilas. Al comparar el ADN humano con el del gorila los investigadores han comprobado que algunos de los genes presentes en ese 1% son similares en humanos y gorilas [10].

Sin embargo, las hembras de otros primates no tienen pechos permanentes desde la pubertad en adelante, como las mujeres humanas. Las hembras de primate muestran unas protuberancias durante la lactancia, pero estas desaparecen tras el destete de las crías.

Las grandes “tetas” son una característica específica de las hembras humanas.

¿Cómo se desarrolló esta característica particular en nuestra especie? ¿Por qué razón evolutiva las hembras humanas desarrollaron “tetas”, y no simplemente pequeñas glándulas mamarias como el resto de los primates?

Hace unos 2 y medio millones de años, coincidiendo con el surgimiento del género Homo, se produjo una mutación del Gen MYH16 (myosin heavy chain 16), que determina el volumen del músculo temporal de la mandíbula, el que sufrió una drástica disminución de tamaño [11], y determinó que nuestra especie tenga el rostro plano.

Considerando lo anterior, la antropóloga inglesa Gillian Bentley [12] postuló que la forma redondeada del pecho se debería –entre otras razones– a esta circunstancia: Las “tetas” habrían evolucionado  para permitir lactar a los infantes humanos sin que se ahoguen. Adicionalmente, los grandes pezones del período de lactancia, contribuyen a desarrollar el paladar y los labios del bebé. Esta noción se refuerza ya que los lactantes recién nacidos, no pueden controlar la “flexión basicreaneal” –no son capaces de sujetar su gran cabeza–, y por eso las madres deben sostenerlas al amamantar.

Por eso, evolutivamente, un pecho grande y un pezón largo habrían facilitado la lactancia del bebé, aunque todas estas hipótesis son muy difíciles de comprobar paleontológicamente: por desgracia, los pechos no dejan registros fósiles.

Al respecto, la periodista y escritora Florence Williams en su libro “Breasts: A Natural and Unnatural History” [13], comenta que muchas mujeres le señalaron que “tener unos pechos grandes es ir por ahí con un anuncio de neón colgado del cuello: los hombres, las mujeres, los niños… todos los miran”.

Y en efecto, los pechos de las mujeres humanas volvieron a tener una nueva exaptación evolutiva: no sólo se transformaron de glándulas sebáceas en glándulas mamarias, sino que además adquirieron una nueva función: ser notorias señales fanéricas sexuales.

Los grandes pechos son un claro llamado de atención sobre la madurez sexual, la salud, fertilidad y capacidad maternal de sus poseedoras.

Cabe señalar que no existe relación directa entre el tamaño de los pechos y su capacidad de alimentar al bebé. Se estima que para la lactancia basta una glándula mamaria del tamaño de la mitad de la cáscara de un huevo. Además, la mayor parte de la masa de un pecho es grasa, sin relación directa con la lactancia.

Los biólogos evolucionistas australianos, Alan y Barnaby J. Dixson, han venido publicando sistemáticamente numerosos artículos con investigaciones de campo, sobre las preferencias masculinas de tamaño, forma y color de los pechos femeninos [14]. 

Sus conclusiones son que los hombres encuentran claves relevantes acerca del valor como pareja de la mujer, de su calidad genética, de su juventud, de su salud y de su fertilidad en los pechos. Según los autores, los pechos son instrumentos para el “cortejo”, nacidos de la competición y la selección natural desde la aparición de nuestra especie.

También indican que los hombres prefieren los pechos “núbiles”. Pero hay muchos matices. Por ejemplo, unos pechos grandes “cuelgan” más que unos pequeños, y por lo tanto, los hombres los prefieren porque son más “informativos” que los primeros.

 

Mujeres yanomami de la Amazonía venezolana. Fotografía Contraingerencia.

 

Por otra parte, no todas las sociedades “patriarcales” asignan, necesaria o permanentemente, valor sexual a los pechos femeninos. En numerosas sociedades las mujeres circulan normalmente con los pechos a la vista, sin que ello implique automáticamente, un “llamado sexual” a los hombres.

El antropólogo Desmond Morris, famoso autor de El Simio desnudo”, relacionó la atracción masculina por los pechos con la bipedestación.

En los chimpancés –que circulan habitualmente en “cuatro patas” aunque puede bipedestar por cortos períodos–, los principales puntos de atracción sexual para los machos son las hinchazones genitales y los labios vaginales rosados de las hembras en celo, que aparecen expuestos notoriamente al desplazarse normalmente.

Para Morris, cuando nuestra rama evolutiva comenzó a andar erguida, los indicadores sexuales debían quedar a nivel de los ojos, y así, los pechos adquirieron esta función, nuevamente por exaptación. La misma función fanérica sexual tendrían entonces las grandes nalgas, –premiadas en el concurso “Miss Reef”– equivalentes a las hinchazones genitales en las primates.

La relación entre pechos y nalgas fue utilizada simbólicamente en la moda del Versalles de Luis XIV, donde el corsé se abría en un amplio escote, en que los pechos aparecían como grandes nalgas a la altura de la vista. E incluso en una época tan recatada y moralmente restrictiva como el período Victoriano, el mismo uso del corsé elevaba y aumentaba notoriamente el tamaño de los pechos, que así cumplían la misma función fanérica pese a estar ocultos por un cerrado escote.

En síntesis, tanto evolutiva como culturalmente, los pechos grandes se desarrollaron y expusieron como parte del repertorio sexual femenino, mucho antes de la aparición del llamado “patriarcado”, e incluso en sociedades completamente matrilineales, como lo atestigua la hermosa “Venus” de Willendorf, de unos 22.000 a.C., al inicio de este artículo.

 

Las Tetas como bandera de lucha

 

En relación con este artículo, debo aquí señalar que estoy completamente de acuerdo con el Nudismo, y así lo practico junto a mi familia, en lugares como Playa Luna. Se trata de una actividad totalmente natural y sana, que –a mi juicio– debería ser permitida en muchos otros balnearios públicos, que sean definidos para esos efectos.

En la Roma Imperial –supuestamente famosa por sus excesos sexuales–, el baño público, las Termae, estaban separados para hombres y mujeres. Sólo en determinados períodos se permitió el baño conjunto, sin connotaciones sexuales. La cultura romana, en su más de 1000 años de existencia, estuvo regida por una estricta moral sexual, a despecho de algunos emperadores, como Caligula. Fue sólo bajo la influencia de la filosofía epicúrea –importada desde las colonias griegas–, que seprodujo una progresiva “liberación sexual” [15].

En Japón, desde períodos tan “patriarcales” como el Shogunado, la época de los Samuráis, el baño podía ser compartido por hombres y mujeres desnudos sin que eso tuviese connotación sexual. De hecho hasta hoy existe un famoso baño termal, “Tsuru no Yu en Nyuto Onsen”, en Akita, donde hombres y mujeres se bañan juntos.

Sin embargo, la situación es muy diferente cuando se trata específicamente de sexualidad.

En la mayor parte del mundo, la sexualidad está remitida al plano de la intimidad, y es una acción particular de quienes la practican, salvo el uso que de ella hace la pornografía.

De allí que la exhibición pública de los pechos en contextos diferentes a los antes mencionados como las playas nudistas, no sólo aparezca como una contravención, sino que –como señalaban explícitamente las manifestantes del “Tetazo”–, sea específicamente una provocación: la capacidad de producir cierto estado o sentimiento en una persona o cierto estado en una cosa.

El espacio público –el Ágora de los griegos–, fue siempre un área regulada, y eso nunca estuvo en cuestionamiento.

A nadie se le habría ocurrido ir “en pelotas” o “en tetas” a deambular por la plaza del Foro en Roma, en el Jardín Imperial en Japón, o en la Plaza de Armas en Santiago, porque se trata de espacios cuya función no es permitir el ejercicio de la libertad privada de andar como a usted le plazca, sino de ámbitos de libertad pública, donde mi libertad privada tiene límite.

Entonces, la “provocación” de las manifestantes tiene un sentido muy distinto al mero deseo de exhibir sus pechos “no como genitales”.

Se trata de un discurso político, basado en categorías específicas y con fines concretos:

El “feminismo radical “ –uno de los “esquizes” del deconstruccionismo-, persigue generar un conflicto allí donde no lo había

Nadie puede cuestionarlo si usted va a una playa nudista y se desnuda, precisamente porque ese ámbito está definido para esa función.

Pero nadie tampoco puede imponer a otro u otra persona su desnudez en lugares públicos, porque con eso invade, agrede, provoca y violenta las convicciones de quienes entienden la desnudez como propia de los espacios privados.

El deconstruccionismo –que ha dado origen al Comunismo Radical, al Neo-Anarquismo, al Neo-Nihilismo y al “Feminismo Radical”–, establece que el “sujeto revolucionario” debe construirse. Estonces, debe crearse a partir de generar conflictos allí donde no los había. Así, cualquier cosa se transforma en bandera de lucha, y el fin es siempre el mismo: la Revolución.

El absurdo de las consignas del “Tetazo”, es que si un hombre se desnuda en una playa no nudista, sería acusado de “machista”… “porque el pene es genital”, y nadie haría una marcha porque la policía lo encarcelara.

Pero para las feministas en el caso de las mujeres de la Playa Necochea, se trata de una “reivindicación femenina”… “porque las tetas no son genitales”…

Como hemos visto, se trata de una falacia argumentativa: los pechos femeninos son tan sexuales como la vagina.

Evolucionaron precisamente para ser poderosos sinos de atracción sexual, al igual que las nalgas.

Si fuera diferente, entonces los hombres deberíamos taparnos el pecho, pero nadie considera el pecho masculino un atractivo específicamente sexual (pese que las admiradoras de Wolverine puedan sostener lo contrario).

De hecho, los machos tampoco nos cubrimos los genitales porque sea un carácter explícito de selección sexual –es el tamaño de los testículos el relevante en la reproducción como un marcador de competición espermática, no el del pene–, sino porque funcionalmente tener el escroto externo, a diferencia de la mayoría de los primates, fue una solución evolutiva muy costosa para mantenerlos espermatozoides a menor temperatura que el cuerpo.

Señalemos entonces, que el carácter fanérico del genital masculino es específicamente su condición de Falo, es decir, el pene erecto, y así fue evidenciado desde tiempos ancestrales por la mayoría delas culturas del planeta.

Por eso las estatuas clásicas –que al parecer no presentan un conflicto de “machismo” para las feministas–, siempre presentan el pene en reposo. De lo contrario, se trata de estatuas del dios Priapo, de Pan o los Sátiros, que tienen específica connotación sexual.

Además, la provocación de las feministas radicales llega al extremo de tachar de “machismo” a concursos como “Miss Reef”, tratando a las participantes de “esclavas del patriarcado”, y aludiendo a la “cosificación” de la mujer.

Pero las participantes del concurso no están desnudas, y participan y se preparan para esa competencia por voluntad propia, no porque un “macho” las obligue.

Usando la misma lógica feminista, los bailes ceremoniales de las Zulúes o las Yanomami deberíanser prohibidos, porque también serían “esclavas del patriarcado”… aunque como vimos, en esas culturas “patriarcales”, los pechos no tienen necesariamente connotación sexual permanente.

En suma, las “tetas” son una simple bandera de lucha más del “feminismo radical”.

Quienes cosifican a la mujer, específicamente a las “tetas” de la mujer, son precisamente ellas: las que junto a muchos más quieren una Revolución sin que importe el por qué ni el cómo, simplemente porque hace mucho tiempo se les acabaron los argumentos legítimos, y a falta de ellos cualquier falacia es válida.

 

Notas.

 

1. RT:  ”El ' tetazo' argentino golpea: Miles de mujeres desnudas reclaman sus derechos”. 

2, El Tiempo: “'Senos no deben ser censurados': lo que exigen las mujeres argentinas”. 

3. Clarín: “Un juez defendió el topless de Necochea y archivó la causa”. 

4. Bio Bio: “Feministas convocan marcha nacional contra cosificación de la mujer: no descartan "tetazo" 

5. López Tapia, Alexis; “Gaia y la Teoría Jerárquica de la Evolución”. 

6. Gould, Stephen Jay; “La Estructura de la Teoría de la Evolución” , 2ª Edición. Tusquets Editores, Barcelona,2004.

7. Todos los mamíferos actuales descienden de un ancestro común.

8. Jennifer L. Evarts, John J. Rasweiler IV, Richard R. Behringer, Lothar Hennighausen y Gertraud W. Robinson(2004). "A Morphological and Immunohistochemical Comparison of Mammary Tissues from the Short-TailedFruit Bat (Carollia perspicillata) and the Mouse". Biology of reproduction 70: 1573-1579

9. Fanérico: Término que se refiere a los colores, aditamentos, apéndices u otra característica más visible deun organismo.

10. El Mundo: “El genoma del gorila no aclara qué nos hace humanos”. 

11. Nature:“Myosin gene mutation correlates with anatomical changes in the human lineage". Nature 428,415-418 (25 March 2004)

12. Isabel Scott, Gillian R. Bentley, Martin J. Tovée, Farid Uddin Ahamed, Kesson Magid;“An EvolutionaryPerspective on Male Preferences for Female Body Shape" ; en "The Body Shape".

13. Williams, Florence;“Breast: an natural an unnatural history”. 

14. Barnaby J. & Alan Dixson;“The Role of Breast Size and Areolar Pigmentation in Perceptions of Women’s

Sexual Attractiveness, Reproductive Health, Sexual Maturity, Maternal Nurturing Abilities, and Age"; 

15. Ver: Arqueología e Historia del Sexo – Orgías en la Historia IV: Roma ¿mito o realidad? 

Por Alexis López

Investigador, entomólogo y director de televisión en Nuestra Geografía Sagrada y Energia Alterna.

Comentarios

Buscar

Síguenos

Enterate de nuestras ultimas noticias a través de nuestras redes cociales!


Suscribirse!

Mantente al tanto de nuestro contenido en tu E-Mail