Actualidad

La cultura de la cantinflada

Originalmente publicado en LibreMente. Publicado con permiso.

Distante y sutil se alza entre los matorrales del jardín del edén llamado Chile Vamos la tardía galega primaveral que desde hace mucho no daba buenas nuevas a sus feligreses; y es que la cultura de la vida de la que tanto se habla y aparentemente pulula en dichos sectores habría encontrado razones bastante particulares para justificar la restitución de una idea que no pocos apoyan con inocultable entusiasmo. Se trata de la pena de muerte, una decisión que, en palabras de quienes la sustentan, se explica porque quienes quitan la vida a otros quebrantan ese derecho, además de hacer desaparecer la dignidad como elemento base de la condición humana.

Todo comenzó cuando salió a la luz el caso de Sophia, una menor de un año y once meses, que fue asesinada brutalmente (al parecer) en manos de su padre, en la localidad de Alerce, Puerto Montt. Los informes médicos realizados determinaron que la menor tenía múltiples lesiones y quemaduras atribuibles a terceras personas. Fue tal la indignación y el horror del suceso que el debate por restablecer la pena de muerte se desencadenó vertiginosamente.

Por cierto que dicha idea no podía pasar inadvertida entre nuestros honorables. El momento culmine de las declaraciones de todos ellos se produjo cuando un grupo de parlamentarios de la Unión Demócrata Independiente (UDI) propuso la realización de un plebiscito para que la ciudadanía tuviera la posibilidad de escoger, si desea restituir o no, la pena de muerte como sentencia para quienes cometen crímenes graves que trasgreden la integridad de otros individuos.

Inmediatamente las olas de alegatos a favor y en contra de la medida comenzaron a golpear en los roqueríos de la discusión pública. Lo que más llamó la atención de todo este asunto, es que fueran parlamentarios contrarios al aborto los que promovieran la posibilidad de atentar contra la vida de otras personas. A partir de tal incongruencia se formulan preguntas que, a mi juicio, son fundamentales. ¿Cómo es posible aparecer frente a la opinión pública como defensor de la vida del que está por nacer, y al mismo tiempo promover la idea de quitársela a otros? ¿Qué define el carácter de justo en la decisión de acabar con la vida de alguien que acabó con la de otra persona? ¿Qué sensación de justicia queda entre quienes son víctimas de abuso sexual, u otros crímenes graves, al saber que la sentencia recibida es la de pagar con la vida?

Las diversas corrientes de pensamiento y, especialmente quienes se dicen liberales en sus diversas variantes, se ven en la encrucijada de dirimir entre la defensa de la vida como derecho natural fundamental, y la defensa de la libertad de acción de los individuos mientras ésta no perjudique a otros, que fue justamente lo que no ocurrió en el caso de la pequeña Sophia. Prevalecerá el principio de carácter moral de defender la vida del criminal? Se logrará posicionar la idea de hacer pagar con la vida a alguien que quita la de otro, incluso erigiendo razones utilitarias de costo para el estado en el mantenimiento de criminales de ese nivel?

Una especie de tira y afloja que, para no pocos pareciera no tener fin, y que mientras tanto se ve cubierto por el tupido velo de la cultura de la cantinflada por parte de quienes no tienen ningún empacho en oponerse al aborto pero tampoco lo tienen para plebiscitar la posibilidad de determinar quién puede vivir y quien no, sin mostrar un hilo conductor coherente en lo que ellos mismos definen como la cultura de la vida. Esa cultura de la vida que de nada sirve exhibir y enarbolar cuando no se cree en la libertad para ejercer esa cultura como a cada quien le parezca mejor. Mientras tanto, pequeñas como Sophia y tantas otras se convierten en tristes víctimas que dejan regueros de desconsuelo en una sociedad donde queda temblando el perfume callado de una plegaria trunca.

Por Letras Libertarias

Sitio libertario de reflexión contra la cultura establecida. Promovemos el pensar sin límites.

Comentarios

Buscar

Síguenos

Enterate de nuestras ultimas noticias a través de nuestras redes cociales!


Suscribirse!

Mantente al tanto de nuestro contenido en tu E-Mail