Actualidad

La batalla por el internet libre empezó, esto es lo que puedes hacer

Para quienes no han estado al tanto de los últimos acontecimientos relevantes en redes sociales hay mucho que decir. Si bien siempre las voces conservadoras, libertarias o de derecha en general habían sido mucho más limitadas en twitter o Facebook, especialmente desde la elección de Trump, el caso de Alex Jones y su sitio Infowars –que contaba con millones de suscriptores– marca un punto de inflexión. En apenas un día, todos los canales y Podcasts de Jones fueron barridos de Facebook, Twitter, Spotify, Apple, Youtube e Instagram con diversas justificaciones, en lo que marca un ataque coordinado sin precedentes de todas las redes sociales contra una persona, incluso lo sacaron de Linkedin, a pesar que nunca había publicado nada ahí. Jones era un paranoico y divulgador de teorías de conspiración, con casos en la corte por decir que masacres eran montajes, muchas personas consideraban sus canales como simplemente memes y otras que era alguien peligroso, pero más allá de la opinión personal que uno pueda tener de él es muy enigmático preguntarse porque todas las redes sociales determinaron que debían sacarlo, es evidente que actuaron coordinadamente.

Pero Jones fue solamente el primero. Un día después fue eliminado de Twitter Gavin McInnes, junto con toda la horda de cuentas relacionadas a su movimiento “ProudBoys”. McInnes hizo un video luego mostrando un pantallazo de por qué fue eliminado, en él se ve que Twitter, de forma orweliana, no pone absolutamente ninguna justificación y deja el espacio en blanco (Imagen). Ese mismo día, Mark Dice es eliminado de Twitter, Tommy Robinson es sacado de Instagram. Dos días después, el canal de Stefan Molyneux, que lleva más de 8 años en Youtube recibe súbitamente 2 “strikes” o “advertencias”, cabe mencionar que con 3 los canales desaparecen. Si bien él logró hacer retroceder las amenazas de Youtube por la presión coordinada de sus seguidores, el panorama se está volviendo cada vez más hostil a las voces disidentes de la cultura políticamente correcta progresista, dominante en Silicon Valley donde todas las grandes empresas de tecnología en redes residen.

Pero quizás lo más impactante es la arbitrariedad con la que operan las censuras. Por poner un ejemplo hace unas semanas, se rebelaron los antiguos tweets de la nueva editora del New York Times donde hablaba despectivamente de forma racista en contra de la gente blanca. Candance Owens, famosa voz conservadora afroamericana, replicó los tweets pero en lugar de ponerlos contra la gente blanca fue contra la gente negra. Owens fue bloqueada de Twitter, su contraparte no. El director de Guardianes de la Galaxia estuvo también en medio de la polémica, pues se rebelaron tweets antiguos donde literalmente manifestaba intenciones o bromas pedófilas, él también era progresista, tampoco fue sacado de la red social.

Se podría seguir hasta la eternidad mostrando casos de sesgos en la censura arbitraria de redes sociales. Para quienes no creemos en casualidades, resulta evidente que existen detrás motivaciones políticas de las grandes empresas de tecnología, todas en Silicon Valley y de tendencia progresista, por censurar voces e intentar influir en la elección del 2020. La razón es simple: Trump les está ganando y va rumbo a la reelección. Existe una masiva campaña con el hashtag #WalkAway con gente cansada del odio del progresismo y manifestando públicamente retirarse del Partido Demócrata. La aprobación del presidente entre la población afroamericana subió de un 19% a un 36% en un año[1], la economía está en su mejor momento en décadas. Hay un viejo proverbio que dice “Primero te ignoran, luego se ríen, luego te atacan”, hoy las grandes empresas pasaron al ataque. En este contexto algunas personas claman por una regulación del internet, pero antes de buscar generar excesivas regulaciones que bien podrían resultar peor es bueno estar al tanto y buscar alternativas, de eso se trata este artículo. Las empresas grandes de tecnología tienen demasiado poder e influencia en nosotros, debemos estar alerta.

GAB

Gab.ai es una red social que emula lo que hace Twitter pero que en lugar de censurar a diestra y siniestra, abiertamente declara ser defensora de la libertad de expresión. Su interfaz es nueva y por lo tanto no tan amigable al usuario, sin embargo cuando Alex Jones fue baneado ellos inmediatamente publicaron que lo admitirían en su red social. Evidentemente que algo así no podía pasar desapercibido por los círculos progresistas, que estos últimos días ya han atacado el sitio con sesgadas notas periodísticas e incluso amenazaron con sacar su dominio a través de Microsoft Azure si no sacaba unas publicaciones[2]. Al plantearse así el sitio está abierto para que se llene de nazis o comunistas radicales con muchos “discursos de odio” y que por lo tanto reciba muchas críticas por las publicaciones ahí dentro, sin embargo frente ellas podemos preguntarnos, ¿Las redes sociales son plataformas para que los usuarios difundan su contenido o son creadoras de contenido? Si planteamos que deben ser responsables de todo lo que pasa en sus plataformas deberían entonces admitir cuáles son sus sesgos políticos, cosa que no han hecho hasta ahora, salvo Twitter, que admitió tener un sesgo de izquierda[3]. En Gab son admitidos radicales de todos lados, por ende no se puede decir que tenga un sesgo político si bien utiliza la rana, símbolo característico del popular meme Pepe The Frog, difundido ampliamente por la Alt-Right en la elección pasada. Hasta ahora ha sido la red social nueva más atacada, por ser la que más claramente está en el juego. Veremos qué pasa con ella, por lo pronto están invitados a unirse, es simple de usar.

MINDS

Minds.com en la superficie es muy parecido a Facebook, en términos de perfiles y chats, con la diferencia que ellos encriptan todos tus mensajes y nadie puede acceder a tu información personal. Pero lo realmente fascinante es que utiliza la tecnología Blolckchain y obtienes puntos por interactuar con otros usuarios, los cuales puedes usar para destacar publicaciones, además está monetizada y utiliza la moneda virtual Ethereum, por lo que tiene un potencial enorme para crecer. Uno de los grandes problemas de Facebook es que la filtración de información que realiza en base a sus algoritmos hace que sólo con tus publicaciones llegues al 3% de tus contactos[4], algo que permanentemente alega el creador de Minds, no estás llegando a quienes quieres llegar y ellos manejan la información que recibes, cosa que no ocurre con Minds. Nuevamente está hecha la invitación a unirse, claramente le falta para ser como sus grandes competidores, pero promete crecer.

BITCHUTE

Bitchute.com es una plataforma parecida a Youtube, pero cuenta con el gran plus de utilizar el sistema de software abierto y de tener una monetización en base a criptomonedas. Esto implica que los videos no pueden ser arbitrariamente desmonetizados como solía sucederles a las voces políticas de derecha en Youtube. Es una red social genial para creadores de contenido, el sitio sin embargo aún no cuenta con muchos videos subidos y falta que complete de ser financiada, pero por otro lado no necesita de enormes servidores físicos como los que tiene Google por utilizar software abierto. Muchos famosos youtubers ya están subiendo su contenido a esta nueva plataforma, entre ellos Stefan Molyneux o Styxhexenhammer666, ante el peligro de que eliminen todo tu contenido de la noche a la mañana, es algo bastante recomendable.

ELIMINAR TUS SERVICIOS DE GOOGLE

Google acumula toda tu información personal cuando realizas una nueva búsqueda o utilizas sus servicios. Esto es altamente preocupante si tomamos en consideración lo que pueden hacer coordinadamente contra ti las grandes empresas con esa información, además los gobiernos pueden tener acceso como parte del negocio, como ya lo ha hecho en China, quien trabaja coordinadamente con la multinacional para generar un internet funcional al régimen[5]. Por lo tanto se deben buscar alternativas que protejan tus datos de búsqueda, no sólo por seguridad individual sino por ser un asunto crucial de cara a los totalitarismos que puedan configurarse en el siglo 21. Dos de estas alternativas son Duckduckgo.com que sirve como reemplazante a la hora de realizar búsquedas y Brave, que es un navegador que puede servir como alternativa para la seguridad de tus datos frente a Google Chrome. En lugar de Gmail existe una fiable alternativa llamada Protonmail.com y en lugar de utilizar Google Play puedes buscar aptoide.com.

EL LIBERTARISMO Y LAS GRANDES EMPRESAS

Todas estas redes sociales y sitios nuevos han tenido un pequeño auge luego de los masivos “baneos” de personas arbitraria y coordinadamente, incluso el presidente Trump se ha pronunciado con preocupación frente al tema, hasta ahora sin anunciar medidas[6]. Siempre que las grandes empresas abusan de su condición dominante el libertarismo se enfrenta a un dilema pues se defienden por defecto los derechos de propiedad y la libre empresa como conceptos clave de la libertad. Pero defender estos principios no implica que uno deba tomar una posición pasiva frente a lo que está ocurriendo, ni tampoco que no se deba en primer lugar promover alternativas que puedan desplazar a quienes se aprovechan o en segundo lugar generar consciencia, mientras menos barreras de entrada existan para nuevos competidores. Espero que esta columna sirva para ambos propósitos.

El poder que están teniendo las grandes corporaciones de redes sociales es demasiado grande, al punto que pueden fomentar el odio y la división entre personas o ayudar a ciertos candidatos, tan sólo modificando sus algoritmos. Nadie sabe lo que pasará más adelante, lo importante es estar atentos y mantener estas empresas a raya o abandonarlas.

Por Nicolás Palma

"Libertario de derecha, seguidor de Hans Hermann Hoppe y Jordan Peterson. Ingeniero Comercial que le gusta leer".

Comentarios

Buscar

Síguenos

Enterate de nuestras ultimas noticias a través de nuestras redes cociales!


Suscribirse!

Mantente al tanto de nuestro contenido en tu E-Mail